A partir de 6 años

El malestar de Conejo

portada_malestar_conejo

Títol en català: “Conillot

Escrito por Ramona Badescu

Ilustrado por Delphine Durand

Editado por Edelvives en castellano/ Baula en catalán

A partir de 6 años

 

“Conejo está alicaído. Tiene un malestar. Un malestar grande como él. Un malestar muy insistente que lo sigue a todas partes y no le deja pensar en nada más.”

 

Conejo tiene un problema muy grande que le persigue por todas partes. Para quitárselo de la cabeza decide llamar a Ardilla, pero debe estar tan ocupada que no le coge el teléfono. Después se acuerda de su madre, pero no tiene tiempo para escucharlo porque tiene muchas cosas que hacer. El problema no le deja disfrutar de la música ni de la televisión. El problema le ha quitado el hambre. No consigue apartar su enorme malestar, lo ha invadido por completo. De pronto tiene una idea genial para echarlo de su casa, y está tan entusiasmado trabajando en su gran idea que no oye el timbre de la puerta. Finalmente, cuando se da cuenta que están llamando, abre la puerta y se encuentra a todos sus amigos, y también a su mamá con un gran pastel, que han venido a darle una fantástica sorpresa. ¡Hoy es su cumpleaños! Pero estaba tan sumergido en su preocupación que no se había acordado. En un instante, su casa se convierte en una sala de fiestas, y mientras disfruta plenamente de ella ¿creéis que seguirá ahí ese malestar que no podía quitarse de encima?

contenido 1 malestar conejo

Ramona Badescu también ha escrito otra historia con este curioso conejo como protagonista: “El deseo de Conejo”, evidentemente ilustrado también por Delphine Durand. Además, es la autora de la colección del elefante Pomelo, que cuenta con más de 10 títulos, editada por Editorial Kókinos.

Las ilustraciones de Delphine Durand las encontramos en proyectos de índoles diversas, y en otros muchos cuentos infantiles, aunque traducidos al castellano sólo tenemos “¿De dónde sale esta niña?” y “La casa de Tomasa”, ambos también de Edelvives/ Baula

contenido 2 malestar conejo

Esta historia, con una narración muy fresca y desenfadada y unas estupendas ilustraciones completamente adecuadas a ella, nos mostrará algo muy humano que a todos, en mayor o menor medida, nos ha podido pasar. Y es que un problema instalado en tu cabeza puede invadirlo todo y no dejarte disfrutar de nada.

contenido 3 malestar conejo

Conejo tiene una gran malestar, un gran problema, una gran preocupación, representada por un monstruo peludo de color gris del que parece que no puede escapar. Haga lo que haga, allí está.

Para aliviar su problema buscará a alguien con quien compartirlo. Pero el monstruo gris consigue que se sienta tan pequeño e insignificante, que pierde la capacidad de valorarse a sí mismo, hasta el punto que, inmerso en su delirio, cree que su problema no interesará a nadie, que todo el mundo andará ocupado en importantes e interesantes asuntos, y que nadie tendrá tiempo para él.

contenido 4 malestar conejo

Pero la historia nos demostrará que los problemas son tan grandes como tus pensamientos permitan. Que pueden crecer y eclipsar tu luz, pero que también pueden desaparecer en cuanto empiezas a disfrutar del presente y abres los ojos para darte cuenta de todo lo bueno que te rodea.

contenido 5 malestar conejo

Conejo estaba tan inmerso en su preocupación que hasta había olvidado que era su cumpleaños, y donde él veía a amigos y familiares ocupados en sus interesantes vidas, había una fiesta sorpresa en proceso de construcción. Pero en cuanto se da cuenta del valor que tiene para los demás y se siente (física y emocionalmente) cerca de ellos, podrá concentrarse en el presente y disfrutar de él, mientras su malestar, sin darse cuenta, desaparece por completo.

Una vez más veremos como el amor de los que te rodean puede hacer desvanecer el desazón más grande.

contenido 6 malestar conejo

Berta escuchó por primera vez esta historia con mucha curiosidad e hizo varias preguntas durante su lectura debido a que todavía no es del todo capaz de, por sí sola, entender todo el sentido de la figura del monstruo gris. Le puse como ejemplo una molestia física (un golpe, un dolor de barriga) con alguna referencia clara para ella, y eso le ayudó mucho a comprender el malestar de conejo. Al día siguiente, yo creo que para poder acabar de validar la historia, pidió volver a leerla, y desde entonces nos hemos referido a ella en varias ocasiones donde hemos podido poner cara y ojos a esta figura gris y peluda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s