A partir de 4 años

Lobo solo buscaba wifi

Lobo solo buscaba wifi

Texto de Pilar Serrano Burgos
Ilustraciones de Mar Azabal
Editado por Amigos de Papel
A partir de 4 años

.

“Lobo estaba en su casa cuando, de repente… ¡Hip! ¡hip! ¡Oh, no! ¡Otra vez no! – Exclamó. A menudo, a Lobo le entraba hipo y no sabía qué hacer. Había probado de todo: beber agua del revés, beber por una pajita, contener la respiración mientras contaba hasta cien, colgarse de las pezuñas. Pero nada de eso funcionaba.”

.

Lobo ha salido de casa, tablet en mano, con la única intención de encontrar conexión a Internet para buscar la manera de acabar con un molesto hipo que lo incordia de vez en cuando. Por el camino, que adelanto no va a ser nada fácil, se encontrará con Caperucita (y con la abuela y el cazador), con los 3 cerditos, con Pedro el pastor y con mamá Cabra y los siete cabritillos. Aunque a juzgar por lo que vemos nada más empezar esta historia, parece que ha cambiado sus hábitos carnívoros por una alimentación más consciente y respetuosa, Lobo tendrá que lidiar inevitablemente con su pasado. Sin tener ninguna mala intención, el ya no tan feroz personaje clásico de los cuentos, va a recibir una reprimenda detrás de otra (envueltas de mucho humor), teniendo que huir con la cola entre las piernas hasta, por fin, con el cuerpo dolorido de tantos azotes, poder regresar y refugiarse en su casa, todavía con hipo y sin haber conseguido conexión a Internet… Y, volviendo a la razón que lo llevaba a buscar wifi, ¿creéis que podrá finalmente librarse de ese hipo?

Pilar Serrano Burgos es una habitual en “nuestra” literatura infantil. Con muchos títulos fantásticos a sus espaldas, aquí os destaco algunos: “Cuando la tecnología secuestró a mi familia”, “El líder” y “El problema”, los tres de Tramuntana, “La huelga de las gallinas”, de La Fragatina, “El bolso de mamá”, de Pábilo Editorial, “Hoy no juegas”, de Nubeocho o “El reto”, de Libre Albedrío.

La creadora de estas fantásticas ilustraciones es Mar Azabal , ilustradora también de “Seis reinos”, de Bookolia, “¡Baja de esa nube!”, de Ediciones Ekaré, “Ayobami y el nombre de los animales” y “Diez lágrimas y un abrazo” de Cuento de Luz.

Lobo solo buscaba wifi

Por todos es sabido que Lobo, como personaje clave en los cuentos clásicos, es feroz y malvado, pero en esta vida moderna quizás ya no sea todo como antes… ¿qué pasa si ha decidido dar un giro a su vida? ¿qué pasa si ha decidio cambiar sus hábitos? Y, sobretodo, ¿qué pasa si tiene hipo y necesita conexión wifi en su tablet para poder buscar un remedio en internet?

Lobo solo buscaba wifi

Lobo va a salir de casa para poder encontrar esa conexión, pero creo que pronto se arrepentirá de haberlo hecho. En su camino por el preciosísimo bosque aturquesado en el que vive se va a cruzar con todos sus vecinos que son, nada más y nada menos, las víctimas de sus anteriores azañas, y que parece que no han olvidado nada de lo sucedido. Sin mediar palabra y cargad@s de rencor, van a arremeter contra Lobo, que no tendrá la oportunidad de explicar que esta vez no tiene ninguna mala intención.

Con el corazón en un puño durante toda la historia, acabarás empatizando con Lobo y desearás que alguien, por favor, lo escuche. Suerte del humor y buena sombra con el que se representa la violencia, tan aceptada en lo cuentos clásicos pero que tanto nos cuesta ubicar cuando se trata de uno moderno… además, será una oportunidad fantástica para hablar sobre ella, sobre su origen, su necesidad (¿la hay?) y sobre sus posibles consecuencias.

Lobo solo buscaba wifi

Y como cuento vanguardista que usa personajes tradicionales, en él, además, encontraremos elementos de contraste evidentes entre clásico y moderno: la tecnología más actual mezclada con la vida en las tradicionales casas de campo donde residen estos conocidos y antiguos protagonsitas. Todo ello lo hace todavía más curioso y atractivo.

Lobo solo buscaba wifi

Un cuento con mucho humor y muy guasón (risas a carcajadas aseguradas en la escena de Caperucita y su abuela, que anda algo justa de oído) con una estructura repetitiva y acumulativa que da mucho ritmo a la narración y con unas bellísimas y detalladas ilustraciones que aportan datos fundamentales a la narración, que nos demostrarà que los prejuicios generados por las experiencias en el pasado pueden no corresponderse con la realidad actual, por lo que siempre es importante estar abierto a dar segudas oportunidades a aquellos que, a priori, nos han podido fallar
o decepcionar.

Lobo solo buscaba wifi

Lo recibimos por sorpresa gracias a la generosidad de la editorial y ha resultado ser uno de los cuentos más divertidos y más entretenidos que hemos leído últimamente. Nos ha encantado, en especial a mi hijo Blai que, a la par que se ha reído con la historia, se ha preocupado mucho por el pobre lobo maltratado (ese agujero en la cola le duele cada vez que lo vemos, jeje)

2 replies »

  1. Muchas gracias por esta reseña. Me alegro infinito que os haga reír. Espero seguir entrando en vuestra biblioteca para que compartáis momentos de lectura inolvidables.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s