A partir de 6 años

Miel de luna

Texto e ilustraciones de Kenneth Kraegel

Editado por Blackie Little

A partir de 6 años

.

“El último día de enero, a última hora de la tarde, en lo profundo del bosque, Mamá musaranya se preocupaba por su pequeñín, que estaba enfermo. No sabía qué era lo que tenía su pequeño Hugo. Los pies le ardían, tenía la frente helada y no paraba de dormir y dormir.”

Ayer Berta se quedó dormida escuchando este cuento. Ayer fue su último día con una sola cifra en sus años. Ayer estaba muy nerviosa y expectante pensando en todos los planes de que teníamos para el fin de semana para celebrar la bienvenida a las  esperadas dos cifras 🙂

Ayer Berta no se encontró muy bien, por la tarde le subió la fiebre y… efectivamente, el test de antígenos dio positivo. Ya podéis imaginar el drama. 

Tras el gran disgusto y ya metidas en la cama, saqué a la luz (de la mesita de noche) este maravilloso álbum ilustrado, que aguardaba en el armario desde el momento en que decidí que sería el libro que leeríamos para despedir sus 9.

Novedad editorial publicada en la primera semana de febrero (fecha en la que la historia del libro sucede), fue flechazo al descubrirlo en redes y atracción irresistible cuando lo vi y lo pude ojear en la librería. 

Pues precisamente ayer, por todo lo que os acabo de contar, este libro fue magia para mí.  

El amor y el instinto de protección de una madre no tiene medidor. Ver a nuestros pequeños enfermos y temer por su salud nos lleva a remover cielo y tierra si es necesario. Nos lleva a la luna si ahí es donde hay que ir. Y si para llegar surgen dificultades, pues se superan.

Una historia llena de fantasía donde la perseverancia y el empeño de la mamá musaranya, paraguas rojo en mano, la llevará hasta el Jardín de la Abeja Reina, en la misma luna, para pedirle a su majestad un poco de miel de luna para poder curar a su pequeño, Hugo, que está gravemente enfermo y solo con esa exquisita miel va a poder sanar.

Con mi (cada vez menos) pequeña al lado enfermita, y con ese instinto que me llevó a abrigarla en esa noche de fiebre y decepción, leímos esta historia y, como digo, se quedó dormida. Y aunque no escuchó el final, no me cabe ninguna duda de que sabe cómo termina. 

Y así, como termina, quiero que sepa que quisiera que terminaran todos los baches que tenga en su vida. Aunque, sin poder prometer finales felices siempre, lo que sí que le prometo es que, si en mis manos está, llegaré hasta la luna cada vez que sea necesario.

T’estimo molt, Berta

Por cierto, al final el día no ha ido nada mal 😉 Ha sido feliz disfrutando de su décimo cumpleaños por videoconferencia con familia y amigos, y ha tenido una entrega a domicilio muy especial que la ha sorprendido y la alegrado a partes iguales 🙂

Categorías:A partir de 6 años

Etiquetado como:,,,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s