A partir de 4 años

Abrazos de Chocolate

portada abrazos de chocolate

Texto de Sandra Alonso (@miscuentosinfantiles)

Ilustraciones de Verónica Vázquez (@ninagayina)

Editado por Editorial Jalabalí

A partir de 4 años

 

“Marco es un niño juguetón, sonriente y muy cariñoso al que siempre le ha gustado dar abrazos. El primer afortunado en recibir un abrazo del pequeño fue su abuelo.”

 

Marco tiene una relación muy especial con su abuelo, que siempre le da bombones de chocolate a escondidas. Su relación se base en esos dulces bombones y en la cantidad de dulces abrazos que se dan. Aunque esos abrazos no siempre ocurren, sólo, y aunque su abuelo se muera de ganas, si a Marco le apetece. A veces, por distintas razones, Marco no quiere dar ningún abrazo, y en ocasiones, por otras razones, esos abrazos se convierten en necesarios (para consolar el miedo o el dolor, para celebrar la alegría, para agradecer…). Pero por encima de todos, siempre habrá aquellos que son especiales, como los que Marco da a su abuelo. Un día, el niño encuentra a su abuelo más cansado de lo habitual,  pero aún así pasan una tarde súper divertida llena de besos y abrazos. Al día siguiente, cuando lo va a buscar a su butaca de siempre, el abuelo no está. Ya no lo volverá a ver más, pero siempre lo recordará: en cada bombón de chocolate que coma y en cada uno de los futuros abrazos que de, que a partir de ese momento irán cargados con el doble de fuerza, de cariño y de emoción.

contenido 1 abrazos de chocolate

Sandra Alonso es una joven emprendedora que encabeza el perfil de instagram sobre reseñas de literatura infantil @miscuentosinfantiles. Esta es su primera publicación, realmente recomendable, y ya cuenta con otro libro publicado: “Números y emociones”, con Editorial El Pirata.

La ilustradora es Verónica Vázquez, con un estilo muy particular, cuenta con otro cuento ilustrado por ella también de Editorial Jalabalí: “Sara Butterfly”.

contenido 2 abrazos de chocolate

Hay que decir que esta emotiva historia sobre bombones y abrazos está basada en la relación real entre el sobrino de la autora y su abuelo.

En primer lugar observamos esa bonita complicidad que puede existir entre abuelos y nietos, y que, a modo de secreto, sólo ellos conocen (un abuelo dando dulces a escondidas a su nieto, seguro que a todo el mundo le suena esta estampa). De esta complicidad nace el cariño y el amor, que se refleja en forma de besos y abrazos, los cuales vendrán provocados muchas veces por el tráfico clandestino de bombones ;).

contenido 3 abrazos de chocolate

Tras esta dulce introducción, y durante las siguientes páginas, veremos claros ejemplos de lo que el respeto significa. El respeto a nosotros mismos cuando decidimos no abrazar o no besar, y el respeto hacia los demás cuando aceptamos su decisión de no abrazarnos o no besarnos. Sólo uno mismo puede determinar a quién entrega su amor y su cuerpo, y todos los demás debemos respetarlo.

E igual de importante que dar abrazos sólo cuando así lo consideramos, es darlos y recibirlos cuando los necesitamos. Marco recordará varias situaciones en las que ha requerido abrazos, para darlos (para celebrar la alegría o el agradecimiento) y para recibirlos (para calmar la angustia y el dolor). Es esencial que a tu alrededor puedas dar y recibir amor y afecto para un desarrollo emocional sano y equilibrado, y en este cuento veremos varios ejemplos de ello.

contenido 4 abrazos de chocolate

Y, por último, la guinda del pastel: queda claro que los abrazos más especiales de Marco son los que se da con su abuelo. Pues envueltos entre besos y abrazos pasarán una tarde que su abuelo no se encuentra demasiado bien. Marco no sabe que esa será la última tarde que pasen juntos. A través de esta historia veremos como la pérdida de un ser querido es inevitablemente triste y dolorosa, y como los buenos momentos compartidos son los que quedan para recordarlos siempre: en los abrazos de Marco, a partir de ese día, siempre habrá un poquito de su abuelo (y de los bombones de chocolate que le daba a escondidas 😉 ).

contenido 5 abrazos de chocolate

Debo decir que este libro es de los que más me ha emocionado. El texto es precioso y muy emotivo, pero las lágrimas me saltaron (y me siguen saltando) en las páginas sin texto. Silencios que ponen los pelos de punta. La muerte bastante reciente de mi padre y recordar la bonita relación que tenía con mi hija seguro que es clave en mi reacción.

La ópera prima de Sandra Alonso. Le doy un 10.

Berta abrazos de chocolate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s